Blogia
Elrinconabierto

Enigmas y misterios de ayer y de hoy

Enigmas y misterios de ayer y de hoy

Como si se tratara de un auténtico revulsivo de la información, en la actualidad, los programas que tratan de contar enigmas, historias ocultas, quimeras y misterios se han convertido en unos espacios televisivos y radiofónicos muy demandados y seguidos por oyentes y espectadores de este país. Buena prueba de ello está en programas como Cuarto Milenio o Milenio 3 que buscan, a partir de unos contertulios más curiosos que expertos en la materia, dar un repaso a aquellas historias que empiezan a interesar a la población en general, a esos relatos místicos y posiblemente veraces que persiguen un nuevo tipo de espectador y contar otro tipo de información no menos relevante que la que vemos y escuchamos a diario en reportajes, informativos, tertulias o entrevistas.

Como no podía ser de otra manera, este espacio fue creado para abrir al navegante  un auténtico espacio de consulta, de conocimiento, de curiosidades y de ahí que Internet se haya convertido en el rincón perfecto para ver y disfrutar de estas historias, más aún si se alejan un tanto de las más convencionales que vemos en este tipo de programas.  Ahí van, para los fanáticos de este formato de historias y relatos, algunas otras que quizás complementen sus conocimientos sobre este tema.

  • El marinero español Pedro Serrano cuyo barco había naufragado en el Caribe en 1528, sobrevivió ocho años en una isla situada aproximadamente a unos 300 kilómetros frente a las costas de Nicaragua hasta que fue rescatado por otro barco que acertó a divisar sus señales. Hasta hoy, nadie ha logrado aún identificar la isla.
  • El actor Glenn Ford, sometido a hipnosis, recordó dos vidas anteriores. Una, en la persona del vaquero Charlie Bill, al servicio de un ganadero llamado Charlie Good-Night, en Colorado. Otra, como Charles Stuart, un profesor escocés de piano. El actor, hipnotizado, llegó a tocar el piano con mucha habilidad a pesar de, según declaró el propio Ford, “no sé tocar ni una letra”.
  • El Papa Pío V (1504-1572) aseguró haber visto la batalla de Lepanto desde Roma. Lo cierto es que celebró la victoria antes de que la noticia llegara efectivamente a Roma.
  • En la isla de Pascua se alzan unas 250 extrañas estatuas llamadas moais, que representan a hombres desnudos de cabezas desproporcionadamente grandes, con largas orejas. Los rostros, de expresiones atemorizantes, muestran características caucasianas (europeas) absolutamente fuera de lugar en aquella isla. Algunas de las estatuas son tan altas como un edifico de tres plantas y pesan unas setenta toneladas. Sus cabezas terminan en unas piedras de color rojo que hoy yacen caídas a sus pies. Se ha especulado si esos remates de color rojo representan cabelleras pelirrojas, tonalidad capilar inexistente en los pueblos polinesios o americanos autóctonos. Unas cien estatuas están totalmente acabadas y otras 150 fueron abandonadas antes de terminarse. Las leyendas nativas cuentan que, alrededor del año 475 de nuestra era. 300 hombres (a los que denominan orejas largas)  desembarcaron en la isla después de una travesía marítima de 120 días desde el este. Veinte generaciones después, las orejas cortas (polinesios indígenas) llegaron y fueron esclavizados por los orejas largas, trabajando en la construcción de las estatuas. En nuestro siglo XVII, los orejas cortas se sublevaron contra los orejas largas, derrotándolos y haciéndoles desaparecer de la escena histórica. ¿Quiénes eran estos orejas largas?
  • Uno de los hechos más curiosos ocurridos en la entrega anual de los Oscar de Hollywood tuvo lugar en la ceremonia de 1938. La actriz Alice Brady no pudo recoger en persona la estatuilla correspondiente a la mejor actriz secundaria, que había obtenido por su trabajo en la película Chicago por tener un tobillo roto haciéndolo en su nombre un caballero no identificado. Sin embargo, la sorpresa saltó cuando días después cuando la actriz confesó que no había mandado a nadie para recogerlo. Nadie supo encontrar al personaje que recogió el Oscar. Y, por supuesto, nadie encontró la codiciada estatuilla.
  • El autor del Libro del Apocalipsis o Libro de la Revelación menciona el número 666, simbolizando un monstruo de siete cavezas y diez cuernos, que era la representación del Anticristo. Esta cifra, conocida desde entonces con el nombre de número de la Bestia, que pasó a ser considerada por los ocultistas como la representación del demonio, ha sido interpretada después como una referencia velada al emperador Nerón (La Bestia), que elude al peligro de aludir en sus escritos al emperador romano, con las consecuencias que ello tenia en aquellas circunstancia histórica. Sin embargo, han sido numerosas las distintas interpretaciones que a lo largo de la teología católica se han dado a esta cifra. Por ejemplo, el teólogo Pedro Bungo escribió un tratado de 700 páginas en las que trataba de demostar que el número 666 era en realidad un criptograma del nombre de Martin Lutero. Éste replicó interpretándolo como una profecía sobre la duración del papado. El matemático protestante Stifel creyó ver en el número una referencia al papa León X y de él dedujo que el fin del mundo ocurriría en el año 1533. Otros teólogos han querido entender el número de la Bestia como una alusión profética a, entre otros, Calígula, Mahoma, Napoleón o el propio Hitler.

** Si deseas ver algún fenómeno más televisivo, accede a este enlace para conocer el misterio de Los ojos de la virgen. http://www.youtube.com/watch?v=9KC5oy00hk0

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Elena Pérez -

Jodé con el tipo este de Glenn Ford!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres